Detección de trastornos mentales comunes

Actualmente estamos trabajando en la adaptación del test de detección de trastornos mentales comunes online desarrollado por el Instituto de Psiquiatría del King’s college de Londres. Este cuestionario está destinado a la detección temprana de los principales problemas psicológicos de manera breve y rápida, para poder atender oportunamente dichos trastornos. 
El cuestionario está diseñado para detectar: trastorno depresivo, trastorno por ansiedad, abuso de alcohol, estrés post-traumático, fobia social, trastorno por pánico, agorafobia, fobia simple y trastorno obsesivo compulsivo. 

Saludos

Problemas de pareja

Pese a que la mayoría de las personas adultas están o han estado al menos una vez  en una relación de pareja, existe un porcentaje muy elevado de rupturas y divorcios que causan gran angustia y sufrimiento a las personas involucradas.  
Si entendemos como pareja a cualquier relación romántica significativa entre dos adultos, la mayoría de sus problemas así como las estrategias para resolverlos son comunes muchas parejas estén casadas o no, sean  heterosexuales u homosexuales.
¿Por qué entonces se producen estos problemas de pareja si se supone que los miembros de la misma se quieren?
Probablemente, al principio de todas estas relaciones están presentes la atracción, la emoción, la ilusión. Sin embargo, con el paso del tiempo algunas de las conductas que antes eran agradables y reforzantes comienzan a perder este efecto y se vuelven rutinarias y tediosas. Por otra parte, los factores ambientales añaden tensión a todas las relaciones, los problemas familiares, laborales o económicos pueden generar una gran  angustia, especialmente si uno o los dos miembros de la pareja tienen  una manera poco eficaz de enfrentar y resolver los  problemas cotidianos.
Por todo esto, la terapia de pareja se centra en algunos objetivos generales que autores como Nezu y Lombardo (2004) definen como:

  • Reducir los conflictos y la conducta negativa, así como aumentar la cercanía y la intimidad.
  • Promover el compañerismo para la resolución de problemas con eficacia.
  • Mejorar la interacción apoyándose mutuamente en épocas de estrés.
  • Propiciar el entendimiento mutuo.
  • Disminuir algunas conductas (p. ej. agresiones verbales) y aumentar otras( p. ej. habilidades comunicativas)
  • En general, mejorar la relación de manera que contribuya al bienestar de ambos miembros tanto en el corto como en el largo plazo.   

Depresión

La depresión es el padecimiento psicológico más frecuente en los países occidentales, se estima que entre el 5 y el 10% de la población en general la padece en algún momento de su vida.
Los trastornos depresivos son un conjunto de padecimientos caracterizados por un estado de ánimo depresivo, una disminución del interés en actividades placenteras, cambios en el apetito así como aumento o pérdida de peso, insomnio o somnolencia excesiva, fatiga o pérdida de energía, dificultad para pensar o concentrarse, disminución en la capacidad para tomar decisiones, sentimientos de inutilidad o culpa.
La depresión afecta de manera global la vida diaria de quienes la padecen ya que presentan una disminución en el nivel de actividad habitual, se reduce su capacidad para pensar, concentrarse y resolver problemas. Por otra parte, la forma en que perciben el mundo y su propia imagen también se ve alterada, produciéndose así, una especie de inmovilidad y sentimiento de desamparo.
Existen diferentes modelos explicativos para la aparición y el mantenimiento de la  depresión, sin embargo, en la actualidad los más aceptados por la comunidad científica son los basados en la neurofisiología por un lado y los basados en la psicología cognitiva por el otro.
El modelo cognitivo de la depresión de Beck como lo describe  Vallejo (1998) gravita en torno a la denominada triada cognitiva: las personas con tendencia a la depresión tienen esquemas y estructuras cognitivas que posibilitan una visión negativa de (1) si mismas, (2) en su relación con el mundo y (3) con el futuro. Esta forma peculiar y distorsionada de percibir la realidad determina los cambios en las emociones y en la conducta característicos de la depresión.   
Los esquemas delimitan, por tanto, una característica personal, situacional y en gran medida, responsable de cómo la persona percibe la realidad concreta. Los esquemas son representaciones de experiencias pasadas guardadas en la memoria y que operan como filtros para analizar la información recibida en la actualidad. 

El mecanismo de la ansiedad


La ansiedad tiene su origen en procesos evolutivos que sirven para adaptarnos a situaciones nuevas o cambiantes. En un principio el mecanismo de la ansiedad nos servía para alertarnos de posibles peligros de nuestro entorno, nos mantenía alerta y listos para huir o enfrentarnos a aquello que nos amenazaba  ya fuera un animal salvaje o una tormenta. 
Este mecanismo adaptativo, en la actualidad no tiene la misma utilidad, sin embargo, lo conservamos y de hecho lo utilizamos ante situaciones amenazantes. Lamentablemente, en ocasiones, algunas personas mantienen activado este sistema de vigilancia de una manera indiscriminada de modo que pueden disparar señales de  alarma ante personas, situaciones o cosas que no representan peligros reales.
En estos casos, la persona con  de ansiedad  presentará una reacción excesiva ante aquello que percibe como amenaza, esta reacción en  todos los casos tendrá tres componentes: uno psicológico, uno fisiológico y uno conductual. Así pues, alguien con fobia a los perros, al ver uno por la calle reaccionará pensando “me morderá” (componente psicológico), inmediatamente se le acelerará el pulso y sentirá palpitaciones (componente fisiológico) y finalmente evitará “el peligro” por ejemplo cambiándose de acera (componente conductual)
Los psicólogos clasificamos los diferentes tipos de ansiedad dependiendo de aquello que es percibido como amenazante y que desencadena esta reacción. No obstante, ya sean fobias, ansiedad generalizada o ataques de pánico, todos los tipos de ansiedad tienen en común la preocupación y el miedo, así como   algunos de los siguientes síntomas:
·         Tensión muscular o irritabilidad.
·         Dolores de cabeza.
·         Nauseas, mareos.
·         Palpitaciones.
·         Escalofríos o sofocos.
·         Sudoración excesiva de manos o pies.
·         Necesidad de evitar algunos lugares o personas.
·         Vergüenza excesiva.
·         Preocupaciones o dudas constantes.
·         Pensamientos repetitivos indeseados.
·         Miedo a estar gravemente enfermo o a una muerte inminente.

¿Qué es el entrenamiento emocional?

El entrenamiento emocional es una asignatura bastante olvidada por muchos y dominada por unos pocos. El objetivo de este tipo de entrenamiento es el dotar a las personas de las herramientas para vivir de una manera más satisfactoria y rica, poder disfrutar de las emociones positivas y agradables sin dejarse dominar por las emociones negativas y desagradables.
Se trata de aprender a ofrecer y recibir afecto, opinar, aceptar críticas de una manera correcta, defender nuestros derechos como seres humanos y respetar los de los demás, dejar de  ser prisioneros del pasado o esclavos del futuro, centrarse en el presente con sus dificultades y recompensas sin someterse a exigencias auto impuestas que solo causan frustración, malestar y dolor.
Para conseguir estos objetivos empleamos los valiosos recursos de la terapia psicológica basada en evidencias científicas, concretamente la psicoterapia cognitivo conductual.
El enfoque cognitivo conductual se ha empleado con gran éxito en el tratamiento de  problemas tan variados como son la depresión, el trastorno por pánico y  agorafobia, la ansiedad generalizada,  la fobia social, el abuso de substancias, los problemas de pareja, entre otros. Debido al los resultados tan positivos obtenidos por un gran número de investigaciones a lo largo de cuarenta años,  hoy en día la terapia cognitivo conductual es el referente en la mayor parte de las universidades y los servicios de salud del mundo.